¿Cómo es?: El Pomerania

El Pomerania es una de las razas de perro pequeñas que más destacan por su pelaje, la forma tan recogida que tienen, la carita juguetona y la elegancia que tienen.

El Pomerania es un perro de raza pequeña que suele tener un peso entre 1,5 y 3,5 kilos. Los machos, por lo general, al contrario que en razas de mayor tamaño son más pequeños que las hembras. Este ejemplar es un perro robusto, pequeño, compacto, elegante y con una majestuosidad al andar que nada más verlo tienes ganas de cogerlo entre tus brazos.

Los Pomerania tienen un preciosa cabecita muy similar a la de un zorro físicamente, aunque evidentemente de un tamaño muy pequeño, sus orejitas son puntiagudas hacen que tengan una expresión muy alegre y alerta siempre. Son perros con un gran pelaje que es aconsejable cuidarlo para que tenga el aspecto que debe y así esté en perfectas condiciones. Este perro tiene la cola con gran abundancia de pelo y sube por encima de su dorso e incluso puede llegarles hasta la cabeza haciendo que el perro tenga una figura redondeada.

El pelo del Pomerania también varía en cuanto a su color, de hecho un Pomerania cambia mucho de color desde que es cachorro hasta que es adulto. Existen muchos colores y muy variados y pueden ir desde negros, marrones, anaranjados, crema, blancos, grises y otros colores.

Los Pomerania son perros con mucha energía, muy alegres, inteligentes, activos y muy abiertos (con quienes ellos deciden). Es un perro muy leal y protege a sus dueños por encima de todo. Son perros muy independientes a la par de cariñosos, muy curiosos y no les gusta la soledad ni la falta de atanción. Su carácter arisco con extraños se riñe con lo simpático que resulta al mirar y entonces son ellos quienes deciden poco a poco si sí o si no, pero en cuento cogen confianza sólo querrán jugar y hacerse notar.

No debemos olvidar también que esta raza es muy inteligente y les encantan los juegos y aprender. Seguro que más de uno que conozca un Pomerania habrá experimentado que lo que más les gusta es enseñarles algo y no paran de volver para seguir jugando a ese juego que tan poco les ha costado aprender. Además, son tan agradecidos que ambos pasaréis un bueno rato y seguro que no queréis separaros el uno del otro.

En familias con niños deberemos prestar especial atención ya que los pomeranias son perros muy pequeños y hay que enseñar a los niños pequeños a cómo jugar con ellos y cómo relacionarse, siempre de manera positiva, con cuidado y sin hacerles daño. ¡Seguro se hacen inseparables!

Este perrito no necesita cuidados excesivos aunque sí cepillarles a menudo para evitar nudos y así desprenderles del cabello muerto. Es importante resguardarles del frío ya que son muy pequeños, es aconsejable tener abrigos o jerseys para sus paseos en los fríos días de invierno, ¡veréis como no quieren volver a casa!

La verdad que los pomeranias nos encantan y seguro que en cuanto conozcáis uno os enamoraréis al instante de él.

Si te ha gustado este post, puedes compartirlo

Pin It on Pinterest