​La alimentación en nuestro perro

​Seguro que también os pasa que cuando estáis cocinando, desayunando, comiendo, almorzando, merendando, cenando o simplemente cuando abrís el frigorífico tenéis a vuestra mascota pegadita a vosotros mirándoos con la cara más tierna que puede haber en la faz de la tierra, ¿verdad? Probablemente incluso os darán con la patita varias veces por si no os habéis dado cuenta de que están ahí. Necesitan estar seguros de que sabemos que están esperando a que les demos algo de comer porque por supuesto, nuestros perritos no sólo quieren su comida si no que lo que más placer puede llegar a darles es poderse comer la nuestra.

Quienes tenemos perros sabemos que les encanta cualquier tipo de comida, es más, si se nos cae por accidente algún trocito ya sea cocinando o comiendo, ¿cuántos segundos tarda en desaparecer? ¡Es increíble lo rápidos que son! Normalmente a lo que vamos a recogerlo, ¡ya lo han cogido! Nosotros nos pondremos un poco nerviosos pero ellos estarán en ese momento absolutamente felices.

Hay que intentar que esto no pase conscientemente ya que, seguramente vuestro veterinario os habrá indicado que no es aconsejable que los perros coman la misma comida que los humanos ya que ellos tienen unas necesidades específicas y nosotros otras. La comida de los humanos por lo general les encanta ya que es muy “humeda” para ellos, ¿verdad que normalmente su comida de premio es húmeda? Está es más fácil de comer y tiene un sabor diferente, lo que sucede es que en el caso de nuestra comida, no es buena para su salud e incluso para su higiene.

Los perros pasan, al igual que cualquier ser vivo, por distintas etapas de la vida y en cada una debemos alimentarle acorde a lo que necesitan en ese momento. Cuando nuestro perro es cachorro, necesitará un tipo de pienso específico con unos nutrientes específicos, cuando pasa su primer año de edad necesitará otro diferente y así a lo largo de todas las etapas de su vida. Nuestro veterinario podrá indicarnos qué pienso es el que necesita en cada momento.

Es aconsejable, por el bien de la salud de nuestro perro, establecer horarios para sus comidas, de esta manera le racionaremos las dosis necesarias cada día -en el paquete del pienso que compremos aparecerá lo que necesita según los kilos, tamaño o edad de nuestra mascota- y comerá a lo largo de todo el día. Nosotros aconsejamos ir cambiando de pienso de vez en cuando, seguro que a vuestro perro le gusta probar sabores nuevos y así no se cansa de comer lo mismo siempre. Es bueno controlemos su dieta y su peso ya que, como siempre decimos, ¡un perro sano es un perro feliz!

Si te ha gustado este post, puedes compartirlo

Pin It on Pinterest